Por que nos gusta la mala vida y hacérsela mala a otros.

Por: LADY ARCIOPREA.

Admitámoslo. Todos y todas hemos sido patanes y patanas en algún momento de nuestra vida. La magnitud y la recurrencia de los actos de patanería son lo que nos hacen o no patanes en serio y en serie.

Pensemos en: las personas que ignoramos, las personas de las que hablamos a sus espaldas, las ocasiones en las que negamos a aquellos que nos han apoyado, negarle el asiento a la señora. que lleva un bebe en brazos en el camión, poner música a todo volumen pa’ que se enteren de que tienes un equipote de sonido, tirar basura en la calle, ser el borracho imprudente de la fiesta y una larga lista de etcéteras nos convierte en patanes.

¿Lo aceptamos? La verdad es que no. Negaremos nuestros pequeños actos de patanería a toda costa. Nos han enseñado a creer en que somos personas buenas y justas independientemente de los atropellos que tengamos con otros por que nadie nos ha enseñado a aceptar que tan capaces somos de cometer actos ofensivos hacia los demás e incluso hacia nosotros mismos.

Esperen… ¿Hacia nosotros mismos? Si, hacia nosotros mismos.

Por muchas razones podemos ser genuinos patanes con nosotros mismos también. Me vienen a la mente el diabético que bebe refrescos y bebidas alcohólicas, el cardiaco que come garnachas fritas y con mucha sal y una larga lista de personajes con esas tendencias. Pero también pienso en esos casos en los que por mas que sabes que algo esta mal no puedas terminarlo y siempre hay un pretexto para no hacerlo.

Otras cosas que te convierten en un patán contigo mismo es descuidar cosas que sean importantes para ti. Como descuidar tu trabajo, ser demasiado orgulloso para pedir ayuda cuando realmente lo necesitas, descuidar tu salud y auto sabotearse. El autosabotaje consiste en hacer cosas que te afecten a ti mismo, por ejemplo, si no tienes trabajo, no ir a la entrevista de trabajo cuando te la ofrecen, cuando tienes dinero para pagar tus deudas, mejor gastártelo en una fiesta, cuando el tipo con el que sales te trata peor que al bote de basura y no te sientes capaz de dejarlo. Si se trata de pretextos, siempre existen millones y millones de ellos para dejar de hacer las cosas. Pero a veces lo que necesitamos para resolver los problemas es un poquito de determinación y tratar de mantener los ojos bien abiertos para darnos cuenta cuando somos unos verdaderos patanes con nosotros mismos.

¿tú has sido un patán / patana contigo mismo/a?

Comentarios

Kishiria ha dicho que…
es muy cierto, he conocido gente que se autosabotea, que deja que la pisen y no se esfuerza por avanzar, que deja de luchar... creo que es una de las peores patanerías
el mike ha dicho que…
podriamos decir q es autopataneria?
Kishiria ha dicho que…
si, se le podría llamar así, lo terrible es que es tan común y ni cuenta nos damos de ello
LADY ARCIOPREA ha dicho que…
apoyo a Kishiria. Lo hacemos con mas frecuencoia de lo que parece y a veces no medimos lo que hacemos ypensamos que no va a pasar nada. A veces solo hacemos las cosas de manera impulsiva o de berrinche y solitos nos metemos la pata.

A vecdes en vez de buscar hacernos la vida sencilla nos gusta complicarnosla solitos

hehehe supongo que es cosa de la naturaleza humana... no lo se...
NEKO HIME ha dicho que…
Yo me estuve autosaboteando por muchos años, a veces me daba cuenta a veces no. Y es sido una patana en muchas ocasiones. Pero para ser sinceros en este año me ha pasado de todo. Cosas buenas, muchas cosas malas pero hace unos meses comencé a pensar y a hablar, aunque la vida no se soluciona solo si se puede hacer menos pesada la carga.

Anoche hablando el Sr. Papi me dio la mejor noticia que podría salir de su boca, me va a apoyar en mi viaje ayudándome a buscándome un trabajo en Europa. Sorry pero tenia que decirlo. Soy tan feliz.
Kishiria ha dicho que…
felicidades Neko Hime!!!

ahora debes seguir estos consejos y no sabotearte más
LADY ARCIOPREA ha dicho que…
DI NO AL AUTOSABOTAJE!!!!

creo que voy a mandar a hacer unas calcomanias....

Entradas populares de este blog

Escenas de desesperación y gravamen

Arrimones

las patanas